Ajedrez en el Tablero

Las reglas básicas del ajedrez se pueden aprender rápida y fácilmente bajo supervisión, incluso en edad preescolar. No necesitas un material grande o caro para jugar al ajedrez.
En el juego de ajedrez, la habilidad conduce al éxito, la suerte generalmente no juega ningún papel. El ajedrez muestra que la práctica es recompensada por el éxito.
Los estudios demuestran los beneficios pedagógicos del juego: se fomenta la concentración, el pensamiento abstracto y la paciencia, se entrena la toma de decisiones y el pensamiento anticipado. El juego regular de ajedrez puede tener un efecto positivo en el rendimiento escolar.
El ajedrez transmite habilidades sociales, como observar las posibilidades de los demás, aprender de los errores y perder con dignidad. En un duelo deportivo, la equidad y el respeto, pero también el espíritu de lucha se prueban y se aprenden. El ajedrez apoya el desarrollo de la personalidad.
¡El ajedrez es divertido! Tan pronto como el tablero y las piezas de ajedrez se han colocado, se realiza el primer movimiento, la magia comienza a funcionar: los niños se convierten en comandantes supremos y deslizan sus figuras para compartir sus alegrías y tristezas. Frente a ellos se encuentra todo un océano lleno de aventuras y posibilidades.
El ajedrez supera a todos los juegos de computadora con facilidad. Su fascinación durará toda la vida.

Buscamos con este proyecto el calculo, la memoria, la imaginación, la toma de decisiones, el pensamiento, la concentración, la paciencia, en ningun caso el objetivo es fomentar la competición ni la competitividad.